Cookies policy: We use our own and third-party cookies to improve your navigation experience. By browsing this site, we assume you consent to us using them. More information here.
Accept

Campo Expandido

la libertad del artista-creador para buscar los medios más óptimos y expresivos para elaborar nuevos canales para su discurso.
0
836
13 visits

la transgenericidad, la ruptura de moldes y el juego combinatorio han sido los rasgos definitorios del arte de las dos últimas décadas.

La misma trata acerca de algunos límites estéticos abordados por el arte conceptual o arte de la idea, con su premisa de que la idea es mas importante que las referencias visuales. De la  misma manera que el minimalismo, antiforma, arte de sistemas, arte de la tierra o el arte procesual.

Krauss relata la manera en que los géneros como la escultura y la pintura han sido alterados, dilatados, retorcidos en una exhibición extraordinaria de elasticidad, en una forma en que la materia  puede expandirse e incluir cualquier elemento para su concepción. Todo es factible puede extenderse sin romperse, en otras palabras sin dejar de ser escultura.

Temas como la enfermedad y la muerte ocupan un espacio central en sus creaciones, símbolos como el renacimiento, la resurrección y la sanación se hallan presentes en sus representaciones, para los cuales utiliza elementos como jeringas, prótesis, animales muertos, marcas de cruces, vendas manchadas con sangre, que señalan su relación traumática con el entorno.

Así planteado el punto de partida, no es de extrañar que el resultado sea no sólo diverso, sino además divergente, y que, más allá de ese vago concepto de pintura expandida, encontremos trabajos y trayectorias que sólo coinciden en el hecho de la producción visual. La misma exposición está estructurada en base a esa divergencia, partiendo de un espacio común, en el que encontramos obra de cada uno de ellos, para pasar a delimitar dos ámbitos de creación, con los artistas planarios a un lado y los tridimensionales al otro, estableciendo una separación entre quienes optan por lo bidimensional y quienes saltan a las tres dimensiones en forma de instalación. 

 ¿Podemos considerar estas obras como esculturas? Los artistas pertenecientes a esta corriente justificaban su obra como una evolución de obras anteriores, es decir, se escudaban en el historicismo. En este caso su base era el constructivismo, algo aceptado plenamente como escultura.

En los años 80, la crítica norteamericana Rosalind Krauss puso de moda el concepto del “campo expandido” de las prácticas artísticas. Tras años de búsqueda de la especificidad de cada medio de expresión, en que cada soporte artístico buscaba aquello que le era más característico, lo que podríamos definir como su esencia, una nueva generación de artistas había decidido investigar en la dirección opuesta. Los resultados son de sobra conocidos: la mixtificación, la transgenericidad, la ruptura de moldes y el juego combinatorio han sido los rasgos definitorios del arte de las dos últimas décadas.