¿Cuándo debo renovar mis zapatillas?

Te contamos porqué es importante renovar el calzado deportivo para correr y te damos unos trucos y consejos para saber cuándo es conveniente.
0
0
136 visits

¿Cuándo renovar mis zapatillas de running? Es una pregunta muy común que todos nos hacemos, llegado cierto punto.


"Yo es que las he cuidado tan bien que están casi nuevas. Las meto a lavar y oye, salen relucientes. Entonces, no tengo que tirarlas, ¿verdad? Porque les he cogido cariño ya, y además me costaron muy caras, así que deben de ser muy buenas, ¡seguro que me duran años!"

¡ERROR!


Lo más importante de una zapatilla, especialmente para correr, es la amortiguación de la suela, y ésta puede estropearse o desgastarse sin que se aprecie demasiado por fuera.

Generalmente, las marcas y tiendas especializadas establecen el ciclo vital de las zapatillas en torno a los 800 km. Pero, ¿no será esta una estrategia para obligarnos a renovar? 

Eso mismo se preguntaban en la Universidad de Extremadura, por lo que decidieron llevar a cabo un estudio científico en el que participaron 33 corredores populares con un mismo modelo de zapatilla, las New Balance 738.
Se realizó un análisis de las presiones plantares dinámicas en el momento del estreno de las zapatillas, cuando llevaban 350 Km de entrenamiento y a los 700 Km de uso, que es el kilometraje establecido por New Balance como fin de su vida útil. 

A los 350 km, las presiones plantares no se vieron aumentadas, por lo que la amortiguación de la zapatilla se mantuvo intacta.

A los 700 Km, sin embargo, aunque las presiones plantares se mantuvieron más o menos estables en talón y antepié, que son las zonas con más elementos técnicos de la zapatilla, sí aumentaron considerablemente en la zona del mediopié.

Además, los corredores que valoraron de forma más negativa la amortiguación fueron, precisamente, quienes presentaron mayores picos de presión plantar en el mediopié. 

Conclusión: al menos en este caso, el kilometraje recomendado por el fabricante, tiene mucho que ver con la pérdida de cualidades de la zapatilla, por lo que no debes temer fiarte de estas recomendaciones.

TRUCOS PARA SABER SI DEBO RENOVAR MIS ZAPATILLAS

1. KILOMETRAJE

Este es el parámetro más importante. Como ya hemos comentado, las zapatillas vienen con un cierto límite de kilómetros (vida útil) a partir del cual comienzan a perder sus propiedades. En general, este umbral suele encontrarse entre los 800 y los 1.000 km.

Si llevas un diario de entrenamiento, te será fácil calcular cuántos kilómetros llevas con ellas, pero si no, calcula cuántas veces sales a correr a la semana y multiplica por los kilómetros que haces, de media. Multiplica por 4 y verás cuántos kilómetros haces al mes, por lo que podrás hacerte una idea de cuánto llevan rodado tus zapatillas.

Para que te hagas una idea, si sales a correr 3-4 veces por semana, tendrás que renovarlas al cabo de un año.

2. GRIETAS

Cuando comienzan a aparecer pequeñas grietas o estrías en la zona de la mediasuela, es señal de que la zapatilla ha perdido sus propiedades de amortiguación, por lo que deberás plantearte renovarlas.

3. NIVELACIÓN DEL TALÓN

Pon tus zapatillas encima de una mesa y obsérvalas por atrás: si la forma está desviada hacia algún lado, es posible que debas cambiarlas.

Muchas veces, como pisamos diferente con uno y otro pie, podemos notar como la posición de una y otra varían.

4. PLANTILLAS ROTAS

Saca la plantilla y mírala por debajo.

Si ves que están rotas por algunas zonas, o que apenas tienen grosor, es señal de que ya han soportado muchos kilómetros.

Aunque esto no siempre es sinónimo de un desgaste límite, es uno de los chequeos que debes hacer, junto con los demás

5. MOLESTIAS EXTRAÑAS

A veces, empezamos a sentir, sin venir a cuento, dolores o molestias que no habíamos experimentado antes, en el talón, el tarso o incluso musculares.

En muchas de estas ocasiones, es la zapatilla gastada la que nos está provocando estas molestias ya que, al quedarse sin amortiguación, hacen que la pisada sea más traumática para el pie y la pierna.

OTROS CONSEJOS

Nunca te fíes del estado de tus zapatillas por su apariencia externa, pues los modelos actuales no suelen descoserse o desgastarse de forma evidente.

Por tanto, TEN EN CUENTA LOS KILÓMETROS.


Otro consejo muy importante: no escatimes dinero en la compra de calzado deportivo. Te estarás arriesgando a lesiones, en ocasiones graves, por ahorrar 30 o 40 euros y, desde luego, no merece la pena.


Si te da la impresión de que tus zapatillas se desgastan antes de lo previsto, es aconsejable que acudas a un podólogo, pues es posible que tengas algún tipo de deformación en la pisada u otro problema similar, que será mejor atajar y prevenir cuanto antes.

Y, ¿qué hago con mis zapatillas viejas?

Te damos 3 opciones:

  • REUTILIZA: mantenlas como calzado "de diario". Ahora se llevan mucho las deportivas para vestir, por lo que puedes seguir llevándolas una temporadita, sin darles muchos trotes.
  • DONA. Dona tus viejas zapatillas a instituciones benéficas. Desde Run 4 help se encargan de recogerlas y repartirlas.
Health and beautySports and motorrunningcorrerdeportecalzadozapatillasdeportivasplayerosdesgasteamortiguacionrenovartirarretirarreciclarkilometrosviejascambiarcuandoTiempo
23 May, 2016
Ratings
(0 votes)
Your rating
Collected
Healthy Lifestyle
Healthy Lifestyle