Cookies policy: We use our own and third-party cookies to improve your navigation experience. By browsing this site, we assume you consent to us using them. More information here.
Accept

Cúrcuma contra el cáncer

Te descubrimos todas las propiedades anti-tumorales de la cúrcuma, una especia muy saludable.
1
906
135 visits

De aroma potente y color vistoso, la cúrcuma es una fuente importante de beneficios: anti-inflamatoria, neuroprotectora, antioxidante y antitumoral, sirve para dar un toque de sabor a los platos, a la vez que tiene unas propiedades muy interesantes.

“La cúrcuma protege el hígado y es una buena aliada para luchar contra el cáncer”, especifica la oncóloga Natàlia Eres.

¿De dónde viene la cúrcuma?

El polvo de cúrcuma es una especia que se obtiene del tallo subterráneo de la planta Curcuma Longa, originaria de países del sudeste asiático, como la India, donde crece en zonas con temperaturas entre los 20 ºC y 30 ºC y unas condiciones de humedad características.

Pertenece a la familia de las zingiberáceas, como el cardamomo o el jengibre, al que se parece mucho. Se utiliza como condimento alimenticio desde hace siglos en la India y como colorante alimentario en productos como la mostaza y algunos quesos.

La encontramos en forma de polvo o de raíz y, también, a veces, mezclada con pimienta y canela, en lo que popularmente conocemos como curry.

“La cúrcuma sirve para prevenir muchos tipos diferentes de cáncer y en concreto se han estudiado sus efectos en los cánceres de pulmón, páncreas y estómago”

- Natàlia Eres (oncóloga)

¿Qué dicen los estudios?

Durante los últimos diez años, se han publicado diversos estudios científicos que documentan de qué forma la cúrcuma disminuye el crecimiento tumoral y promueve la muerte celular programada en diferentes cánceres (próstata, digestivos, cerebrales, páncreas, pulmón, etc.)

Se han investigado sus efectos en pacientes con tumores de páncreas y cáncer de páncreas avanzados, demostrando algunos resultados positivos y, además, ninguna toxicidad ni efecto adverso, lo cual facilitará estudios posteriores.

En otro estudio, se observaron efectos protectores frente al cáncer de mama y otros tipos de cáncer.

Además, las investigaciones apuntan a que también ayuda a frenar la metástasis, según un estudio realizado en tumores de mama.

¿Cómo tomarla?

La cantidad diaria recomendada es de 5 gr. por lo que lo ideal sería cocinar un plato al día que contenga cúrcuma.

Para potenciar su absorción, debe tomarse acompañada de pimienta negra, aceite de oliva (o de lino) o té verde.

ADVERTENCIA: las personas con piedras en el riñón o el hígado deberían moderar su consumo, así como las que estén tomando anticoagulantes, que la tienen contraindicada.

Cúrcuma y cáncer

Los estudios epidemiológicos han determinado que en la India hay una menor tasa de personas que sufren cáncer de colon y es que según los investigadores la cúrcuma evita la mutación de las células en células malignas.

Según se ha comprobado en algunos estudios con ratones, la cúrcuma posee propiedades que evitan la angiogénesis tumoral, es decir, la generación de nuevos vasos sanguíneos en los tumores, lo que les permite crecer y expandirse.

Así, este compuesto podría frenar también la metástasis.

Por otra parte, también promueve la autolisis de las células cancerígenas, es decir, su suicidio, y, además, tiene un fuerte efecto alcalinizante, creando un medio inviable para las células malignas.

Se debe tener también en cuenta que, al contrario que los tratamientos con radioterapia y quimioterapia, la cúrcuma no merma el sistema inmunológico y sí ataca las células en su tallo para acabar con ellas, sin aportar ningún efecto negativo para la salud como si lo hacen los dos tratamientos convencionales.

“La cúrcuma es capaz de actuar sobre las células madre protumorales y evitar que generen células cancerosas”

- Natàlia Eres (oncóloga)

Además, sus efectos secundarios son muy escasos a dosis bajas, lo que convierte a la cúrcuma en un aliado ideal para estudios de combinación de quimioterapia con cúrcuma, potenciando su efecto quimioterapéutico en cáncer de colon, páncreas u ovario, o en combinación con radioterapia, potenciando el efecto antitumoral y minimizando los efectos secundarios de la irradiación.

Sus propiedades anti-inflamatorias también promueven la protección del organismo frente al cáncer.

Por otra parte, protege el hígado y sirve para reducir muchos de los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos, como el déficit de atención, la inflamación del hígado o los dolores articulares.

Además del cáncer, también es beneficiosa en el tratamiento de la diabetes de tipo 2 y alzheimer, así como para reducir la tasa de colesterol en la sangre.

"Si la inflamación baja, el cáncer también mejora"

- Natàlia Eres (oncóloga)

Health and beautyRecipes and foodcurcumacancerprevencionpreventivoanticanceranticancerigenoalimentosaludsanosaludablepropiedadescocina
26 Nov, 2018