El hombre que fue enterrado en un lata..

El hombre que fue enterrado en una lata de PRINGLES!!!
1
60
71 visits

El suceso

Fredric J. Baur, el hombre que diseñó la lata de las conocidas patatas fritas 'pringles', se sentía tan orgulloso de su invento que su ultima voluntad fue que parte de sus cenizas fueran enterradas en uno de sus célebres envases cilíndricos, informa la cadena estadounidense CNN.

Fredric J. Baur murió en 2008, a los 89 años, en una residencia de su tierra, Cincinnati. Sus hijos afirman que la última voluntad de su padre fue que parte de sus restos fueran enterrados en el cementerio de la ciudad de Springfield en una de las latas que él mismo había diseñado.

Baur diseñó la manera de apilar las patatas curvadas en el tubo de Pringles en 1966, aunque la patente fue registrada en 1970, según el responsable de Procter and Gamble, Ed Rider. El diseñador del cilindro se retiró a principios de los ochenta de la compañía.

Fue incinerado y sus cenizas fueron repartidas en dos urnas: la primera fue una lata de patatas cilíndríca, la que el diseñó, y la segunda fue entregada a su nieto, según confirmó la hija del fallecido, Linda Baur de Diamondhead, Mississippi. Dicen que fue asi porque todas las cenizas no cupieron en la lata.

Según declaró su hijo Lawrence, Baur pidió este tipo de entierro porque se sentía muy orgulloso del diseño del envase.

El fallecido, ingeniero químico y de almacenaje de alimentos, se especializó en la investigación y desarrollo del control de calidad para la compañía Procter Gamble de Cincinnati.

Un hecho innovador sin precedentes

Imaginemos que un día nuestro jefe nos dice: “Vamos a hacer un extraordinario ejercicio de innovación, un experimento de alta criticidad, un reto de altísimo nivel intelectual. Estaremos un par de semanas encerrados en un hotel, para generar una innovación disruptiva… Para crear la bolsa de patatas del futuro”. Poco glamoroso, ¿no? Inmediatamente pensaríamos: “¿Por qué me escogen a mí para esta estupidez?”

Fred Baur se encontró este apasionante reto en 1966. Procter & Gamble, su empresa, le encomendó la ardua tarea de innovar sobre un producto tan absurdo, banal y commoditizado como una bolsa de patatas. Nada de alta tecnología. Nada de algoritmos matemáticos ni ciencia fundamental. El objetivo era rediseñar el producto, y conseguir con ello una innovación de ruptura.

Fred Baur no era precisamente el más estúpido o el más ocioso de la compañía. De hecho, era doctor en química orgánica y había sido psicólogo de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.



UNA SOLUCIÓN INNOVADORA

El proceso creativo partía de una serie de defectos u oportunidades de mejora claras: en una bolsa de patatas, el consumidor no sabe cuántas patatas hay, cuál es su estado (más o menos tostado), ni si están o no rotas en mil pedazos. Si se abre la bolsa, no se puede cerrar (y el producto se deteriora), y el envase no protege al producto. A partir de ahí, Baur y su equipo idearon el formato de envasado de las actuales Pringles.

Dicho envase supone una innovación radical. El packaging cilíndrico protege las patatas. El producto, pues, es homogéneo (sabemos cuántas patatas vamos a encontrar, y cómo están). Además, se puede abrir y cerrar, con lo cual no es necesario consumir todas las patatas de una sola vez. El cliente pagará más.

Pero, además, llenando un camión de cilindros de Pringles, se optimiza el coste de transporte (transportar bolsas de patatas es altamente ineficiente… transportamos aire). Y, si el coste logístico cae, la estrategia de operaciones se modifica, pudiendo separar fábricas y centros de distribución, evolucionando hacia fábricas centralizadas, de mayor tamaño, obteniendo mayor eficiencia productiva y economías de escala en manufacturing.

Vendemos más caro, transportamos más barato y fabricamos de forma más eficiente… Una auténtica revolución en un producto tan absurdo, a priori, como una bolsa de patatas.


Una conclusión entre muchas....

Procter & Gamble escoge el mejor talento de la organización para liderar sus equipos de innovación, como otras organizaciones líderes. La élite de la empresa, los individuos con mayor capacidad y con mayor proyección son escogidos para configurar los equipos de desarrollo de nuevos productos.