El misterio de las caras de Bélmez

Rostros en el suelo
0
5
204 visits

El inicio: Aparición de las primeras caras

La primera noticia sobre el fenómeno, apareció publicada en un diario local en noviembre de 1971 y fue tratada profusamente por los medios de comunicación de la época. Una vecina de Bélmez, María Gómez Cámara (1919-2004), aseguraba que el 23 de agosto de ese mismo año, advirtió en el suelo de cemento de su cocina mientras cocinaba, una gran mancha con forma clara de rostro humano y salió a avisar a sus vecinas. Cinco días más tarde se raspó la supuesta cara y el albañil Sebastián Fuentes León echó yeso sobre la misma. Sin embargo, siempre según las declaraciones de los protagonistas, la supuesta cara reapareció días más tarde. Era un rostro aparentemente de varón, con los ojos y la boca abiertos y unos largos trazos oscuros a modo de bigotes. En los días siguientes, nuevos rostros que se añadieron al inicial surgieron en el suelo de la cocina y el pasillo de la casa. Aparecían y desaparecían, se desplazaban o se transformaban en otros, en un continuo movimiento que podría haberse repetido en mayor o menor medida hasta hoy.

Nuevas caras

María Gómez falleció en febrero de 2004. Tras su muerte, Pedro Amorós, presidente de la Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas (SEIP) investigó si habría más de esas pigmentaciones, que de acuerdo con su interpretación, se trataba de teleplastias (manifestaciones o residuos de ectoplasma). Así surgieron las nuevas caras de Bélmez. La forma de estas nuevas caras es más vaga, y su identificación como rostros humanos queda más supeditada a la interpretación que en los casos anteriores. De hecho, una de las manchas obtenidas por la SEIP, y que supuestamente representa a un hombre de perfil, tiene semejanza con un gato de caricatura.

Varios diarios acusaron al ayuntamiento de la localidad de haber fabricado las caras en esta nueva casa al no conseguir adquirir, para explotarla turísticamente, la casa original de las caras.

La familia de María Gómez también ha sostenido que las caras no son negocio, lo cual resulta opuesto al hecho de que desde el 1 de julio de 2005 se le otorgó la titularidad de la denominación "Las caras de Bélmez" a doña Carmen Gómez Hervás, según consta en la web de la Oficina Española de Patentes y Marcas(OEPM). Se trata de la única marca registrada en esta oficina que incluye el topónimo "Bélmez".

HIPÓTESIS

Claramente hay dos hipótesis opuestas y enfrentadas que intentan explicar el origen de las extrañas caras.

Paranormal: Esta hipótesis es sostenida por todos aquellos investigadores que sostienen que el origen de las caras está relacionado con un antiguo cementerio medieval árabe de los Siglos XII – XIII descubierto en el subsuelo de la casa. Otros investigadores también aseguran que la antigua dueña de la casa, María Gómez Cámara, era una especie de sensitiva o médium, siendo ella misma la que producía las caras de forma inconsciente y mediante un mecanismo psíquico desconocido. Muchos pensaron que las caras desaparecerían al fallecer Doña María pero a pesar de ello y tras su muerte, las teleplastias no solamente no han desaparecido sino que además han surgido algunas nuevas, siendo estas consideradas como las “nuevas caras”, aunque la mayoría de ellas tienen unos trazos mucho más vagos que las originales y están demasiado sujetas a la interpretación de quien las observa (pareidolia). Hay que destacar que las Caras de Bélmez han mutado con el paso del tiempo, muchas aparecieron para luego disolverse y otras han modificado su posición original de una manera aparentemente inexplicable por lo que algunos investigadores de lo paranormal afirman que es como si las teleplastias tuviesen “vida” propia. 

Fraude: La hipótesis del fraude ha estado y está muy presente en torno a las Caras de Bélmez. Ha habido parapsicólogos escépticos que se inclinaban a la hipótesis del fraude como José Luis Jordán Peña, vicepresidente de la Sociedad Española de Parapsicología, el cual habló de diversas posibilidades de fraude como la pigmentación con una sustancia pardonegruzca, una mezcla de hollín y vinagre o la acción agresora de un compuesto químico. Ramos Perera, presidente de la Sociedad Española de Parapsicología, manifestó que por medio de pruebas con infrarrojo en La Pava, la primera de las caras, se percató que había coloración; de lo que podría deducirse que fue pintada. Existe además el análisis químico de un investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CISC). El reporte de J.J. Alonso fue publicado originalmente en Psi Comunicación, la revista de la Sociedad Española de Parapsicología. En dicho informe se aseguraba que la cara conocida como “La Pelona”, correspondía a una suela de zapato de la talla 39. Otros muchos escépticos también difieren de las interpretaciones parapsicológicas. Se ha mencionado el análisis químico realizado por el Instituto de Cerámica y Vidrio (ICV) sobre muestras de dos caras de Bélmez. En su evaluación del caso para un artículo de la Journal of The Society for Psychical Research de julio de 1993, Luis Ruiz Noguez opina que, del análisis ICV hay que destacar la presencia de tres cationes que se usan como pigmentos en la fabricación de pinturas: Zinc, plomo y cromo. Otra posible explicación sería el uso de productos químicos oxidantes, o que sean sensibles a la luz, nitrato de plata que se oscurece con la parte ultravioleta de la luz solar.

LAS CARAS DE BÉLMEZ

Las caras de Bélmez son un fenómeno considerado por muchos como paranormal, que consistió en la aparición de pigmentaciones, identificadas como rostros, en el suelo de una casa ubicada en Bélmez de la Moraleda (Jaén, España), en el domicilio de la calle Real, número 5.

Dicho fenómeno empezó a producirse en 1971. Adeptos a la parapsicología consideraron este suceso como «sin duda, el fenómeno paranormal más importante del siglo XX».

Sin embargo, varios estudiosos del tema lo catalogaron como un fraude. Tras los nuevos estudios realizados en 2014 por el programa de investigación Cuarto Milenio, el debate sobre su veracidad vuelve a abrirse pues han desmontado cada uno de los métodos de fraude que supuestamente demostraban que las Caras de Belmez eran falsas.

Turismo

En torno al fenómeno de las caras pintadas se originó un curioso modelo de turismo de lo paranormal. Durante los 33 años en que María Gómez convivió con las caras, fueron muchos los que se acercaron a Bélmez para visitar la casa de María y ver personalmente los trazos en el cemento

Debido a las visitas a la casa de María Gómez, se generó en un primer momento un fuerte aumento en el negocio de la restauración y de la hostelería en Bélmez, un goteo de visitantes que, si bien ha disminuido considerablemente, nunca ha cesado, aunque actualmente no existe ningún restaurante, ni tan siquiera un hotel donde poder alojarse, incluso el tejado de la "CASA DE LAS CARAS" está hundido, algo que pone en duda que el pueblo o la familia de María Gómez, que se sigue dedicando a la agricultura y ganadería, se esté lucrando de este extraño caso.  Actualmente, los oriundos del pueblo ven aún con cierta curiosidad cómo se acercan forasteros y extranjeros con el único propósito de pasear por el pueblo a la vez que, pasando frente a la casa, pueden entrar a visitarla dado que, aunque la vivienda permanece cerrada desde la muerte de la dueña en 2004, un cartel en la puerta anuncia un horario de apertura los fines de semana así como el teléfono de contacto del hijo y la nuera de María Gómez.  En febrero de 2013 el Ayuntamiento de Bélmez inauguró en el edificio de la antigua escuela un flamante 'Centro de Interpretación de las Caras', financiado con dinero de la Unión Europea - ayuda que generó alguna indignación en su momento, pero luego justificado como un medio promoción turística aprovechando una tradición folklorica local.

Evolución de las caras

18 Sep, 2018
Ratings
(0 votes)
Your rating