Las procesiones de Semana Santa

Las procesiones más importantes de Semana Santa en España
0
10
82 visits

España cuenta con una tradición de Semana Santa increíble, con celebraciones muy diversas en las que se mezcla el fervor religioso con el arte y un valor estético incuestionable que atrae a creyentes y no creyentes.

La procesión del Yacente en Zamora, Castilla y León

Las campanillas del viático y el golpear de los hachones en el suelo son los únicos sonidos que rompen el silencio en la impresionante procesión del Yacente de Zamora, cada Jueves Santo por la noche. Grandes cruces de madera y miles de zamoranos emocionados acompañan el recorrido por estas calles hermosas de la ciudad que ‘no se ganó en una hora’, y la ruta termina en la plaza de Viriato, con la conmovedora interpretación del Miserere.

La Madrugá del Viernes Santo en Sevilla, Andalucía

La del Viernes Santo es seguramente la noche más larga del año en Sevilla. Su famosa ‘Madrugá’ llena de fervor las calles de la capital hispalense al paso del Jesús del Gran Poder, la Esperanza de Triana, la Macarena o el Cristo de los Gitanos, algunas de sus figuras más representativas. Las saetas que se cantan desde los balcones son la mejor banda sonora para esta madrugada abarrotada de público y de sentimiento, en la que miles de costaleros se sacrifican bajo los pesados pasos de metales preciosos.

La Procesión General de Valladolid, Castilla y León

Desde la media tarde del Viernes Santo, Valladolid se convierte en un magnífico museo al aire libre. Por sus calles desfilan los pasos de diecinueve cofradías en un despliegue de la mejor imaginería castellana de los siglos XVI y XVII. Las tallas de Gregorio Fernández o Juan de Juni, como la hermosísima Virgen de las Angustias, impresionan sin oropeles, desfilando al ritmo de la música austera de los tambores, las cornetas y las dulzainas.

Procesión de los Legionarios de Málaga, Andalucía

A mediodía del Jueves Santo, a 180 pisadas por minuto, los legionarios traen a hombros el Cristo de Mena desde el puerto de Málaga, mientras miles de personas los esperan desde hace horas a la entrada de la iglesia de Santo Domingo. Suenan las cornetas y se hace el silencio para disfrutar de uno de los momentos más emocionantes de la Semana Santa malagueña. Luego, tras los sones del ‘Novio de la Muerte’, Málaga se deshace una vez más en aplausos.

La Pasión Viviente de Castro Urdiales, Cantabria

En realidad no es una procesión, sino una representación completa de la Pasión de Cristo, desde la Última Cena hasta la Resurrección. La villa cántabra de Castro Urdiales, asomada al Cantábrico, celebra cada Viernes Santo una conmovedora Pasión Viviente en la que participan todos los vecinos. Lo mejor, los escenarios naturales donde se desarrolla este recorrido por las últimas horas de Jesucristo, desde la iglesia gótica de Santa María hasta el castillo-faro de Castro Urdiales, al borde del acantilado, o las vistas de toda la ciudad desde el ‘monte Calvario’.

La procesión de las Turbas de Cuenca, Castilla-La Mancha

La procesión del Camino del Calvario, conocida popularmente como ‘Las Turbas’, sale cada madrugada de Viernes llenando de túnicas multicolores las estrechas callejas de Cuenca. Tambores, trompetas y clarines suenan estruendosos en esta multitudinaria ruta que finaliza con el canto del Miserere. Apenas ha amanecido cuando, en medio de un bullicio ensordecedor, se abren las puertas de la iglesia del Salvador para recibir al Padre Jesús, a la Verónica, a San Juan. Y, de pronto, la aparición de Nuestra Señora de la Soledad provoca un silencio impresionante en las turbas, uno de los momentos más especiales de la Semana Santa conquense.

El Romper la hora de Calanda, Teruel, Aragón

Nadie mejor que el cineasta Luis Buñuel, ilustre vecino de la villa, ha contado al mundo este momento mágico en Calanda: ‘Hacía mediodía del Viernes Santo la multitud se congrega en la plaza. Todos esperan en silencio, con el tambor en bandolera. Si algún impaciente se adelanta en el redoble la muchedumbre entera la hace enmudecer’. ‘A la primera campada de las doce del reloj de la iglesia, un estruendo enorme como de un gran trueno retumba en todo el pueblo con una fuerza aplastante. Todos los tambores redoblan a la vez. Una emoción indefinible que pronto se convierte en una especie de embriaguez, se apodera de los hombres’.

La procesión del Cristo Redentor de Toledo, Castilla-La Mancha

Las calles estrechas del barrio de la Judería de Toledo son escenario cada Miércoles Santo de la procesión de Cristo Redentor, una de las más famosas de la Semana Santa toledana, que parte poco antes de medianoche del monasterio de Santo Domingo el Real. Las monjas dominicas acompañan el cortejo penitencial que se desarrolla entre muros conventuales, envuelto en el tañido de la campana. Impresiona el agotamiento impreso en el rostro del Cristo y el esfuerzo de los costaleros, que en algunos momentos han de postrarse de rodillas para salvar los angostos espacios del recorrido.

La procesión de los Gitanos de Granada, Andalucía

Desde la noche del Miércoles Santo hasta el amanecer del Jueves, la procesión de los Gitanos va ascendiendo por las colinas del Sacromonte escoltada de saetas, y alumbrada por las hogueras que se prenden en las cuevas y casas de este barrio espectacular de Granada. El camino hasta la Abadía, por la carrera del Darro primero, por la cuesta del Chapiz, siempre frente a la silueta encendida de la Alhambra, lo presiden el Cristo del Consuelo y la María Santísima del Sacromonte.
Literature and cultureTravellingSemana SantaProcesiones
21 Mar, 2016