Me he estancado adelgazando, ¿qué hago?

A todos nos ha llegado ese momento en que, a pesar de nuestros esfuerzos, parece que ya no podemos adelgazar más. ¿Qué hacer? Aquí, algunos consejos.
0
0
150 visits

Cuando nos proponemos alcanzar nuestro peso ideal, poniéndonos serios con el ejercicio y la dieta saludable, suele llegar un momento, normalmente cuando ya estamos cercanos a ese peso ideal, en el que ya no somos capaces de bajar más y comienzan las frustraciones, que pueden llegar a hacernos perder la motivación.

Sin embargo, este estancamiento tiene, en general, solución. Aquí te mostramos varios motivos por los que has podido estancarte. ¡Ánimo!


* Ten en cuenta que aquí NO damos consejo sobre dietas, para ello debes acudir a un nutricionista.

REALIZAS SIEMPRE LA MISMA RUTINA

Un error muy común es mantenerse haciendo el mismo ejercicio durante meses.

Te apuntas a spinning o empiezas a correr y ves que bajas de peso y mejoras la forma física muchísimo. Además, te enganchas a una rutina y ya no te planteas cambiar.

El problema es que los músculos se acostumbran a realizar un tipo de ejercicio y también tu metabolismo se adapta para afrontar un determinado ejercicio, por lo que le será más fácil ir buscando la forma de ahorrar energía y, en consecuencia, quemarás menos.

¿Solución? Varía un poco tu rutina. Incluye nuevos ejercicios o practica nuevos deportes. No hace falta que abandones las rutinas anteriores, simplemente cambia algunas cosas.

TE ESTÁS ACERCANDO A TU PESO IDEAL

Cuando nos proponemos adelgazar, queremos ver resultados enseguida. Lo cierto es que cuantos más kilos nos sobran, antes se refleja la pérdida de peso en la báscula.

Esto nos anima mucho, pero nos desmotivamos cuando vemos que esa bajada se ralentiza y, donde antes perdíamos 3 kilos al mes, ahora no llegamos a perder ni uno.

Es perfectamente normal. Las curvas de peso son asintóticas, lo que quiere decir que nos va a costar mucho más esfuerzo y tiempo bajar los últimos kilos.

¿Solución? Paciencia. No te desmotives porque veas que el proceso se ralentiza y, sobre todo, no caigas en hacer dietas milagro para conseguir bajar esos últimos kilos. En su lugar, echa un vistazo a las otras soluciones que proponemos aquí.

TE ESTÁS OBSESIONANDO CON LA BÁSCULA

Muchas personas se ponen un objetivo de peso y no se sienten felices hasta que lo alcanzan.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que, si estamos adelgazando de forma saludable (es decir, haciendo ejercicio y comiendo bien, en lugar de matándonos de hambre), no sólo estaremos perdiendo grasa, sino que estaremos ganando forma física y muscular.

El músculo, como ya habréis oído en muchas ocasiones, pesa más que la grasa. Por tanto, al fortalecerse, hará que nuestro peso aumente o, al menos, nos impedirá bajar indefinidamente. Esto ocurrirá especialmente si comienzas a hacer ejercicios anaeróbicos más intensos, en sala de pesas o en clases como body pump.

¿Solución? No te obsesiones. Estar tonificado implica aumentar tu masa muscular y reducir el porcentaje de grasa. En estos casos, la báscula no sirve de nada. Y para muestra, una foto:

MANTIENES LA MISMA INTENSIDAD DE EJERCICIO

A medida que nuestra condición física mejora, debemos ir aumentando la intensidad del ejercicio.

Tal vez al principio te resultaba muy efectivo correr 5 km dos veces por semana, pero ahora tu cuerpo tiene más capacidad y deberás correr 10 km o hacer el doble de sesiones (este es un ejemplo).

Lo normal es que, al ir mejorando la forma física, aumentes el número de sesiones semanales hasta las 4 o 5, dependiendo de la intensidad.

¿Solución? Además de variar los ejercicios que realizas, como comentábamos antes, deberás aumentar la intensidad o la frecuencia con la que te entrenas.

Health and beautySports and motorfitnessadelgazardeportepesoidealperderejerciciobasculatonificargrasamusculo
06 Apr, 2016
Ratings
(0 votes)
Your rating
Collected
Healthy Lifestyle
Healthy Lifestyle