Mi experiencia con una fp

Sí, mis estudios se basan en una fp de grado medio y de grado superior. Y no, no soy mejor ni peor que nadie. Aquí cuento mi experiencia.
0
0
0 visits

La indecisión

Aún me acuerdo esa etapa final de Bachillerato, hace ya algunos años, cuando todo era presión por hacer las pruebas de Selectividad para acceder a la Universidad. Recuerdo que todo eran charlas y conversaciones guiadas a los estudios universitarios, y nada más. 

Yo por aquel entonces era un chico indeciso, con muchas inquietudes, bastantes hobbies y que aún no había decidido mi camino. Bueno, ahora tampoco creo que lo tenga marcado ya para siempre, pero bueno esa es otra historia. 

El caso es que no recuerdo que se nos brindara a chicos y chicas como yo una variedad de opciones que no pasaran por ir a la Universidad. Yo era bueno en matemáticas y en historia, porque son dos ciencias que siempre me han gustado mucho. Pero no me veía estudiando nada relacionado con ellas, solo me gustaba aprender de ellas no dedicarme a ellas. 

Aún así, por las tardes, uno de mis principales entretenimientos y una vía a través de la cual me desestresaba y me relajaba era la pastelería. Siempre me han gustado mucho los dulces y me compraba libros de repostería para entender cómo funcionan los ingredientes, los sabores, las texturas... Era mi auténtica pasión pero, claro, como no había un grado universitario en repostería, ¡nadie me hacía caso!

El cambio en mi vida

Viendo que se acercaba la fecha límite para realizar Selectividad me agobié y me frustré bastante porque no sabía qué hacer con mi vida. No había hablado con mis padres, pese a que ellos conocían mi pasión por los dulces, pero lo veían más como un entretenimiento. 

Un día me armé de valor, después de leer varios foros y consejos por internet, y solicité al instituto la visita de un orientador. Tuve que reunir la firma de varios alumnos para que fuéramos mucho y nos hicieran caso, pero así lo hice. Unas semanas después vino a darnos una charla sobre orientación académica una titulada que jamás olvidaré. 

Como le habíamos transmitido nuestra falta de información acerca de lo que hay más allá de la Universidad, ella vino preparada con muchísimo material acerca de otro tipo de estudios. Nos quedamos asombrados con la cantidad de opciones que existían y que nadie se había molestado en comentarnos. La reunión duró 4 horas, ¡4 horas! Nadie quería marcharse, teníamos la oportunidad de contar nuestras pasiones uno por uno y ella nos asesoraba con todo tipo de documentos, enlaces, vídeos, folletos... Fue increíble. 

Cuando le conté mi caso y mencioné mi pasión, me explicó que existen grados superiores de formación profesional en pastelería y confitería. Me enseñó varios videos, webs y folletos y me concertó una visita con una escuela fp Barcelona. Me gustó cómo se implicó y cómo me organizó la visita con la escuela. 

Allí descubrí que ese era mi camino. Estaba encantado con la formación y la metodología así que volví a armarme de valor y se lo comuniqué a mis padres. Ellos, por supuesto y afortunadamente, no me pusieron ningún impedimento solo que nunca dejara de formarme y que fuera el mejor repostero del mundo. ¡Y en eso estoy!

Nunca me sentí más motivado, libre y animado por hacer algo con mi vida. Los siguientes años fueron una delicia. Tantas creaciones, tanto dulce, tantas técnicas... tuve la suerte de disfrutar de una beca Erasmus (sí, también se dan para FP) en París y formarme en una academia repostera con las técnicas francesas de repostería. Qué suerte y cuánto aprendizaje. Lo recuerdo como los mejores días de mi vida. 


19 Oct, 2018
Ratings
(0 votes)
Your rating
Collected
Carlos CX
Carlos CX