Cookies policy: We use our own and third-party cookies to improve your navigation experience. By browsing this site, we assume you consent to us using them. More information here.
Accept

Process Art

“Conduce a formas que no han sido proyectadas de antemano, formas de ordenación casual e imprecisa”.
0
135
14 visits

Antiform

 Robert Morris partía de la base de que el uso de las formas geométricas simples como el rectángulo, de los materiales rígidos y de los volúmenes unitarios preconcebidos vinculados a la tradición europea de origen cubista estaban absolutamente erosionados. Era preciso adentrarse en el campo de los materiales no rígidos en cuya configuración final, además de la decisión del artista, intervenían principios de la naturaleza tales como la gravedad, la indeterminación, el azar, lo que comportaría que la obra de arte se convirtiera en algo impreciso e imprevisible.


También M. Louis, vertiendo directamente el color del tubo, puso énfasis en la fluidez de la pintura de tal manera que las formas y el orden quedaban configurados a posteriori, al margen de cualquier preconcepción. C. Oldenburg, por su parte, había iniciado la vía de los materiales blandos, abandonando conceptos tan caros al arte como los de perdurabilidad, dureza, peso y estabilidad.

Se vieron envueltos en temas referentes al cuerpo, ocurrencias al azar, improvisación y la liberación de cualidades de materiales no tradicionales como la cera, el fieltro y el látex. Usando estos elementos, crearon formas excéntricas.

Los artistas procesuales se implican en la primacía de los sistemas orgánicos, usando materiales perecederos, insustanciales y transitorios como conejos muertos, vapor, grasa, hielo, cereales, serrín y hierba. A menudo los materiales se dejan expuestos a las fuerzas naturales: la gravedad, el tiempo, el clima, la temperatura, etc.

"...el azar afecta al orden de lo establecido y de lo preconcebido y en las que la composición creativa se reduce al amontonamiento aleatorio o al hacinamiento descuidado".